DÓLAR:
Compra: $ 11.60
Venta: $ 11.80
Fuente: Euro Dólar
 
 
   Chihuahua, Chih. México   martes 15 de marzo de 2011



Fecha: 15 de marzo de 2011

Hora: 21:58:00

La toga y el secreto profesional 

 

En El Alma de la Toga, Angel Osorio coloca por encima de todo el deber de un abogado para guardar el secreto profesional.

Solamente subraya una excepción: cuando riñe con el interés público, éste debe sobreponerse al otro y obliga a revelar un secreto.

El Jurista español refiere el clásico ejemplo. Si un abogado sabe que su cliente cometió un homicidio pero la autoridad persigue a un inocente, ¿qué debe hacer?

Se supone que es el mismo cliente quien le ha confesado ser el asesino.

En este caso, para el abogado peninsular, el profesionista está relevado de guardar el secreto profesional por el interés público.

Su obligación de guardar el secreto profesional no puede ir más allá de la necesidad social de liberar a un inocente y condenar al verdadero culpable.

La sociedad entera se lo exige.

“Para el abogado, la situación no tiene salida. Aquí no se trata del conflicto de un interés (particular) sino del conflicto entre el secreto y la sociedad toda, que está interesada en que se castigue al verdadero asesino”, escribe el autor de El Alma de la Toga.

Y continúa:

“El abogado es un servidor del interés social. A fin de que éste quede satisfecho, hay que decir la verdad, pase lo que pase y cueste lo que cueste. De la palabra del abogado, depende fatalmente la vida de un hombre. ¿cuál debe morir ajusticiado, el inocente o el culpable? No pueden caber dudas. Debe morir el culpable. El abogado debe entenderse relevado de guardar el secreto y debe descubrir la verdad”.
Las palabras de Angel Ossorio y Gallardo, bien pueden relacionarse con sucesos recientes en el estado de Chihuahua.

Hay que recordar que los funcionarios judiciales también son abogados. Y si estos últimos deben servir al interés social —o interés público— con mayor razón deben hacerlo los que trabajan para el Estado.

No importa en cuál poder colaboren. Pero si se trata del Poder Judicial, entonces la responsabilidad será mayor, porque han puesto su esfuerzo, voluntad y empeño, en dedicarse a la tarea más delicada y trascendental, que es la de reparar la justicia.

Y no importa, en ocasiones, que la información haya sido obtenida mediante la confesión a un profesionista que debe guardar el secreto profesional.

Hay otros modos de percibirla. El caso es que cuando está en poder de un abogado o de un funcionario público, éstos deben cumplir la más alta encomienda de hacerla saber, por razones de interés público, para cumplir con el deber altísimo de colaborar en la búsqueda de la justicia.

Y lo digo desde aquí, porque éste es mi pódium.

Reportero: Editor Tuver


 
Desarrollado por BACKEND

Portada | Local | Policial | Mi Pódium | Nación | Espectáculos | Regional | Cancha | Opinion | La Fuente | Obituario | A Donde ir Hoy | Empresarial | A la Yugular | Clasificado | Opinion de Francisco Flores | Buzón | Hemeroteca | Foto Galerías | Sociales

Todos los derechos reservados a "La Opción de Chihuahua", prohibida la reproducción
total o parcial sin el consentimiento por escrito de esta casa editorial.

La Opción de Chihuahua
Degollado N. 4502-A
Chihuahua, Chih. Méx.
C.P. 31350
Tel.- (614) 410-1212
Director Fundador
Lic. Manuel Osbaldo Salvador Ang