Opinión

La columna

Lunes 19 de Diciembre 2016, 7:14 am
AAA

Por Carlos Jaramillo Vela 

Graciela Ortiz: también compartió el menú con Reyes y Patricio

Los golpes a Rodallegas: ¿alerta amarilla en la relación Corral-Baeza?

Marco Quezada: candidato en el 2018... ¿y también en el 2021?

Seguramente traen buena estrategia política entre manos los exmandatarios chihuahuenses de cepa priísta Reyes Baeza y Patricio Terrazas, pues andan muy activos y visibles, dejando constancia fotográfica de sus encuentros. Uno de ellos fue con la senadora también tricolor, Lilia Merodio, ocurrido una decena de días atrás, el otro cónclave más recientemente efectuado lo llevaron a cabo con la senadora Graciela Ortiz de sangre no menos revolucionaria que todos los nombrados. ¿Qué tramarán estos notables protagonistas de la política chihuahuense, cuyas trayectorias han ido en ascenso durante los últimos quince o veinte años?. Pese a que no es difícil suponerlo, los detalles aún no se revelan y quizá –igual que los tesoros de las tumbas de los faraones egipcios- pasarán un buen tiempo ocultos. Lo cierto es que aunque Reyes y Patricio son amigos del gobernador panista Javier Corral y mantienen la “fiesta en paz” con éste, dichos personajes del priísmo jamás renunciarán a su innata inclinación hacia la conformación de proyectos y estrategias políticas, ni mucho menos a los derechos políticos que la Constitución les confiere.

Por eso y no por azares del destino estos prominentes personajes del Revolucionario Institucional han trascendido en la vida pública estatal y nacional. No menos verdadero es que en Chihuahua la cuenta regresiva para el relevo en la dirigencia estatal del PRI ha comenzado. El presidente Guillermo Dowell pronto habrá de incorporarse a sus labores notariales, y otro militante tomará las riendas del instituto fundado por Plutarco Elías Calles. Esta sucesión ha sido, sin duda, el plato fuerte de los menús que recientemente han compartido en su citas las dos empoderadas damas chihuahuenses y sus no menos influyentes paisanos; pues en el decálogo del PRI el cuidado de las formas y la clásica consulta previa a los líderes de opinión son normas de indispensable cumplimiento.

Una vez más surge con fuerza el golpeteo mediático en contra de Cristián Rodallegas, Delegado Estatal del IMSS y pieza fuerte en el equipo político que durante más de dos décadas ha comandado el ex gobernador Reyes Baeza. Los argumentos con los que se intenta deteriorar la imagen de Rodallegas y provocar su caída son un millonario fraude cometido en el área de medicamentos por un médico y algunos empleados sindicalizados; así como la falta de insumos y deficiencia en el servicio, carencia que para nadie es nueva ni desconocida habida cuenta de la complicada situación financiera que desde hace sexenios vive ese instituto. Por ello resulta poco creíble que el fondo del asunto sea en verdad una auténtica intención orientada a inculcar en todo el personal de dicho ente público una absoluta honestidad, así como a mejorar su infraestructura, recursos y la atención que brinda a los derechohabientes. Se percibe pues, a millas de distancia, como una coyuntura marcada por el interés político: quieren la cabeza de Cristián.

Tampoco resulta difícil prever que tal caso podría desbordársele al gobernador Javier Corral hasta el grado de tener que solicitarle a sus diputados locales que le bajen de tono a tal asunto al menos “dos rayitas”, pues la buena relación que el actual mandatario mantiene con Reyes Baeza podría verse afectada si sus operadores políticos del Congreso le siguen dando golpes bajos a Rodallegas, quien entre otras virtudes tiene la gracia de ser uno de los hombres más fieles y queridos por el exmandatario de cuna deliciense. Por ser Reyes Baeza un hombre cuidadoso de las formas jamás pedirá a Corral que “pare a sus muchachos”, sin embargo, éste último sabe que la prudencia tarde o temprano habrá de aconsejarle cuando será el momento oportuno para dejar de estirar la liga… a fin de evitar que se reviente.

El que va que vuela para candidato en el 2018 es sin duda Marco Adán Quezada, ex alcalde de Chihuahua, ex diputado local y ex Presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional. Pensar que Quezada estará fuera de las boletas electorales dentro de 14 meses sería suponer que el tricolor se quedará cruzado de brazos en las próximas contiendas locales y federales, en las que estarán en juego la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión -cámaras de diputados y senadores-, el Congreso local y los ayuntamientos del Estado.

A Marco se le ha visto muy activo en los recientes días, tanto de manera directa por medio de fuertes declaraciones autocríticas contra las conductas de algunos priístas, como a través del grupo de opinión y análisis que él ha empezado a liderar al interior del partido con el fin inmediato de obtener democráticamente la dirigencia estatal para alguno de los integrantes de dicho grupo –entre los que se halla Heliodoro Araiza-. Marco Adán ha comenzado a “levantar olas” porque sabe que después del histórico tropiezo sufrido por el PRI el 5 de junio de 2016, él es uno de los actores priístas que verdaderamente cuenta con proyección y capital político suficientes para aspirar no sólo a las curules legislativas que se elegirán en el 2018, sino también a la “grande” de Chihuahua que se renovará en el 2021, una vez que el gobernador Corral concluya su período.

Y si alguien cree que las naves de Quezada no traen suficiente combustible para poder cruzar la travesía que se avecina, sólo  habría que sugerirle que haga un sondeo entre la tropa de las y los líderes seccionales tricolores, donde el de Basúchil es más popular que las galletas de animalitos. Y si aún así persistieran dudas en algunos despistados, basta que chequen el lugar ocupado por Quezada en el influyente grupo político del exgobernador Reyes Baeza, y en el corazón de éste. Así las cosas, a contrapelo de las tendencias de la vieja usanza, Marco Quezada no es hoy uno de los clásicos “tapados” del PRI, sino -más bien dicho- el más destapado de todos ellos.

carlosjaramillovela@yahoo.com.mx   

Reportero:  Redacción C
Ejecutómetro
Estado
905
Chihuahua
239
Juárez
392
Datos generados a partir del
1ro de octubre del 2016
Facebook
¿Qué pasa en Twitter?