La Fuente

*Despachan en la ASE Nachito y El Oso *Valenzuela se resiste a dejar la oficina *Tercera llamada en Punta Oriente *El Bonachón Ávila se dejó llevar

Jueves 20 de Abril 2017, 6:22 pm
AAA

LA Fuente no está para saberlo, ni el lector para creerlo, pero en este momento los auditores en pugna laboran en la misma oficina. Es decir, Nachito Rodríguez, que fue electo por el congreso, con todas sus letras, rindió protesta y se fue a laborar a Las Américas. Empero, El Oso Valenzuela, que fue ungido como provisional, por un acuerdo cupular… ¡no se ha salido de la oficina! Así que, la gente en la auditoría superior del estado no sabe ni qué pex, porque un paso en falso les puede costar la chamba. Dicen que a El Oso le llegó la instrucción de palacio, vía Jorge Soto, de que se hiciera guaje y siguiera, cosa que no batalló mucho para cumplir y hacer cumplir. Y Nachito, pues como es el auditor electo, empezó a trabajar y ya hasta asumió como vicepresidente jurídico de la organización nacional de auditores y contralores del país. Allá descansó un poco porque se sintió entre iguales, pues el auditor de Sonora anda metido en broncas y los de Tamaulipas y Aguascalientes salieron por piernas en cuanto hubo cambio de gobierno. El Oso anda dique arreglando los papeles de la entrega y recepción, a la espera que un rayo del todopoderoso aniquile el proceso legislativo y le reubique nuevamente como auditor.

EN Vistas de San Guillermo y Punta Oriente, le hacen un llamado al alcalde de Santa Eulalia para que ponga orden entre sus uniformados. La verdad de las cosas, los policías municipales hacen chilar y huerta en aquellas colonias del sur. Los vecinos dicen que se meten a las casas -imagínese usted- con cualquier pretexto sin contexto. Y, además, instalan una especie de retenes urbanos en las calles de Vistas San Guillermo y Punta Oriente, para revisar al que se les hinche la gana. Lo peor del caso, aseguran, es que hay una bandita de ladrones que, al parecer, son manejados por los propios uniformados. Así que, el edil de Aquiles Serdán, así como el honorable cuerpo de regidores, deberían prestar poner atención al caso. Es bueno que hagan rondines, que patrullen las calles de esas colonias y que revisen a los sospechosos, pero no así, porque no pueden meterse a las viviendas ni atorar al que se les pegue la gana y, mucho menos, traer malandrín bajo sus órdenes. Deberían cuidarse, porque, al parecer, elementos de Aparicio ya andan en las investigaciones pertinentes y si los atoran, los van a consignar.

EL Bonachón (por aquello de los bonos), como le dicen ahora al secretario de Salud, Ernesto Ávila, debe ponerse muy buzo. Además de que su renuncia, ora sí que por motivos de salud, está en la mesa de la discusión pública, le salió otro torito. Es que, a Pedro Ramírez Torres, subdirector administrativo, le están pidiendo ya, en caliente, que renuncie a su puesto. Dicen que se trata de una exigencia del síndico Miguel Riggs, uno de los hombres más cercanos a El Paisa, que le está quitando la chamba a César Jáuregui Robles. El Bonachón ni enterado se da del asunto, pero la grilla a su alrededor está que arde. Que no duden que se haya dejado llevar El Bonachón por los bonancibles funcionarios de Salud, que hincaron el diente al presupuesto en tiempos del cólera palaciego. O a lo mejor ni debe preocuparse de eso, porque en una de ésas, salen todos los funcionarios bonachones azotados por la ira, a menos que sean de buenas familias, como aquel histórico caso de Mesta en el sexenio de Francisco Barrio.

EL PRI echó a andar el proceso de la renovación del Comité Directivo Estatal con su anquilosada y pesada maquinaria. Lento, pero, seguro, el delegado del CEN, Fernando Moreno Peña, empezó, como indican los cánones tricolores, con el consejo político estatal. En dos semanas, este órgano estatutario de poder, quedará integrado con nuevos o ratificados miembros. Será ésa la base para elegir al nuevo presidente del CDE, después de un largo y aletargado proceso. En la recta final se advierten, si acaso, tres aspirantes, de acuerdo con los que saben de esos menesteres. Fermín Ordóñez, que ha trabajado incansablemente, que ha dialogado con todos los grupos, que ya dijo que no aspira a cargos púbicos en el 2018 y que se ha mantenido en este maratón político contra viento y marea. Sigue Heliodoro Araiza, alfil de Marco Quezada, que representa la intención de representar un nuevo proyecto, pero que no ha tocado base con los santones priístas que hoy por hoy se han reposicionado en el PRI. Y Pancho Salcido, el disciplinado cetemista, que ha sabido subirse a la barca, con tesón y prudencia, a la espera de la decisión, sin tirarse al piso ni desgarrarse las vestiduras, como otros.

EL DIPUTADO Alejandro Domínguez y El Peny Chón, estuvieron el miércoles con el grupo de legisladores de la Comisión de Justicia, allá en la ciudad de México. Asistieron diputados de morena, PRD, PAN, Verde y los tricolores de Chihuahua, pero el macizo, presidente de la misma, fue Abel Murrieta. El tema, en concreto, fue el tema de la denominada -por Felipe Calderón- puerta giratoria, por cuyo lado sur entran los malandrines y por cuyo lado norte, salen campantes de la vida. Esta reunión fue una consecuencia de las que se han realizado en la casa de cantera, pues Domínguez está empeñado en colaborar con el estado en esos temas torales que benefician a todos, o a todos perjudican, si no se les atiende. Chihuahua es el primer estado que tiene un acercamiento de esta naturaleza, propiciado por el legislador. Algunos de los temas que trae en el folder El Peny Chón ya están incluidos en la iniciativa que presentó el Alejandro a la par con el coordinador César Camacho, pero de alguna manera serán agregadas las que falten.

Reportero:  Editora Ar
Ejecutómetro
Estado
2072
Chihuahua
462
Juárez
708
Datos generados a partir del
1ro de octubre del 2016
Facebook
¿Qué pasa en Twitter?