La Fuente

*Corral en el Shangri La suelta la sopa *Paul Foster viola el 33 constitucional *El Muelón César Jáuregui se va *Cuarón y Mi Teniente en el cadalso

Martes 6 de Febrero 2018, 8:57 pm
AAA

ANTES de su informe, El Paisa comió en el Shangri La de Ciudad Juárez con Gustavo Madero y un personaje no identificado. Al calor de las alitas, lo frío de la cerveza, el sabor del arroz y el saborizante del cerdo en agridulce, se dijeron cosas de interés público. La Fuente Móvil estiró la oreja y pudo escuchar con claridad cosas de suma trascendencia política que a continuación se enumeran.

1.- Salen del gabinete Ramón Galindo, subsecretario de Gobierno y El Muelón César Jáuregui, secretario general de Gobierno; se presume que serán candidatos.

2.- Igualmente saldrán Pablo Cuarón, secretario de Educación y Mi Teniente Coronel Ernesto Ávila por los actos de corrupción suscitados al interior, no atribuibles a ellos, pero sí imputables por su falta de control.

3.- También se va Gustavo Madero como Jefe del Gabinete, se supone que a la senaduría. Lo suple el que está de espaldas en la foto, a ver, adivinen quién es, porque también dijo que el domingo 12 juega golf con él.

4.- Paul Foster andaba en la caravana, a pesar de ser extranjero, y de contar con una prohibición constitucional para participar en asuntos de política en territorio nacional, mismo que, según dijo El Paisa, usará sus influencias en el senado de Estados Unidos para tramitar rápido la extradición de Duarte.

5.- El domingo habrá un reconocimiento a los caravaneros, burócratas o no, que participaron en la ruta a El Defectuoso.

6.- La frase de Gustavo Madero que pasará a la historia, pronunciada en la comida china, de mayor trascendencia que las dichas por Manuel Gómez Morín: no hay nada más peligroso que un panista con un voto secreto.

UNA foto de El Caravanero Texano Paul Foster desató una intensa polémica en los pasillos de la política estatal, que amenaza con pasar al plano nacional. Se trata del norteamericano empresario inmobiliario, cónyuge de Alejandra de la Vega, secretaria de Desarrollo Económico. Así de simple y llano, Paul Foster tuvo una notoria y evidente participación en la caravana de Corral. Su naturaleza de extranjero le prohíbe terminantemente participar en política dentro del territorio nacional. Lo peor del caso es que, según se dice, pedirán una investigación para indagar si el ex petrolero financió la famosa caravana de El Paisanito. El tema adquiere aún mayor relevancia porque tanto Foster como Alejandra de la Vega financian las actividades del partido republicano en los Estados Unidos. Además, el empresario texano ha dicho, según Corral, que utilizará todas sus influencias con el líder del senado en EEUU para acelerar los trámites de extradición del ex gobernador César Duarte. Así que, a decir de algunos, al gobierno mexicano podría no quedarle otro remedio que aplicar al tremendo el nunca bien ponderado artículo 33 de la constitución mexicana.

DIOS los hace y ellos solitos se queman, pero así son las cosas en el nuevo amanecer que amenaza con no aluzar el día. Es que, sin reparo alguno, funcionarios y amigos de El Paisa presumieron en Face las fotos de su regreso a Chihuahua después de caravanear 15 días. Ni más ni menos que en la sala premier de Aeroméxico, o a poco hay otra, pues faltaba más y no sobraba nada para quién puede justificar viáticos. En la foto aparecieron Miguel Riggs, el síndico mártir, Anita Herrera, a la que ya le pusieron un observatorio laboral por sus resultados, la diputada Maribel Peinado, Víctor Lazo, suplente de Riggs, al que ya se le hizo la carnita asada y otros más. En días y horas hábiles abandonaron sus labores para las cuales fueron contratados, sin importarles consecuencias de ningún tipo. Ya saben que la encargada de investigarlos está pintada en su secretaría, y tal vez por eso ha dejado de aparecer en medios y en eventos.

LA lucha por el federalismo es trascendente, pero puede esperar unos días después del juego contra Bosnia. Eso debe haber pensado El Caramelo, que abandonó la caravana de Corral por irse al juego la semana pasada. El famoso Héctor Chávez, al igual que muchos otros, fue a tomarse la foto y de ahí fuga diabólica al juego. Está bien que la lucha del ciudadano sea de la mayor importancia, pero ni eso puede compararse con un juego de México. El primero de febrero, El Caramelo dejó la barca del federalismo y boleto en mano se fue al aburrido juego, que apenas ganó México por un gol a cero. Dicen, incluso, que a últimas fechas la bandera tricolor no le gusta ya tanto a El Caramelo y que, piensa, en cambiarla por otra, tal vez azul. Esto podría ser en Rusia, donde caravaneará El Caramelo en junio, ya muy pronto, pues aseguran que ya tiene los boletos de los tres juegos asegurados. Eso sí, aunque cambie de color, no desaparecerá la leyenda del nombre de Chihuahua, pues los colores y los signos políticos pueden cambiar, no así el lugar que el terruño tiene en el corazón. 

DICE El Paisanito que el crimen organizado le quiere calentar la plaza para desestabilizar, pero, por dios, si desde octubre de 2016 la plaza está que arde. Más de dos mil ejecuciones en su precoz gobierno, incontables extorsiones, secuestros, carjackings, asaltos a mano armada y decenas de etcéteras, tienen al estado sobre un comal ardiente. El tema es que, ahora que se dio cuenta de la gravedad del asunto, según se parece, fiel a su estilo, pues avienta la pelotita a quien se pare enfrente. Los pleitos entre los cárteles datan desde hace 12 años, por lo menos, pero, tal vez no se haya dado cuenta Corral. El caso es que el ciudadano pretende ahora responsabilizar al crimen organizado de las ejecuciones, pero si no es a éste, entonces a quién. Es obvio que los cárteles son los responsables de los crímenes y es obvio que tratan de desestabilizar, pero, lo realmente discutible es si su afirmación es legítima o solo se trata de desembarazarse de la situación. 

Reportero:  editor TV
Facebook
¿Qué pasa en Twitter?