La Fuente

*Maclovio sigue desaparecido *Gravísimo agravio a la independencia judicial *Con eggs prestados *Falsificaron docs

Jueves 5 de Abril 2018, 6:47 pm
AAA

JORGE Espinoza Cortés, ex presidente del comité municipal del PAN, se fue a ocupar el cargo de consejero jurídico del estado en sustitución del abogado Maclovio Murillo Chávez. Espinoza fue presidente del comité municipal del partido acción nacional en esta frontera y, ahora, se integra al equipo de El Paisanito en el lugar que dejó el litigante. El tema no es el cambio de Murillo por Espinoza, sino que, al parecer, Maclovio Murillo, conocido como El Máclovish, está en calidad de desaparecido. Se dice que su esposa hizo un reporte en Ciudad Juárez, ante una de las corporaciones de seguridad, para dar a conocer este asunto. No se sabe desde cuándo, pero perdió el contacto; Maclovio no estuvo presente en palacio para entregar la consejería jurídica. Los rumores apuntan a que existían serios problemas ya con Corral por el manejo jurídico de los temas políticos de este quinquenio. Además, mantenía una confrontación permanente con El Penychón y con El Muelón, lo que hizo prácticamente imposible su permanencia. Sin embargo, el tema del momento es: ¿en dónde está Maclovio?

MÁS claro ni el agua, con el tema del proyecto del ministro Arturo Saldívar Lelo de Larrea, en el tema del consejo de la judicatura estatal. Contundente, preciso y conciso, el jurista propuso la destitución del consejo de la judicatura estatal que encabezan Julio César Jiménez Castro y Lucha Castro, sin que se sepa, sean parientes. El ministro ponente llamó al artículo séptimo constitucional local y a los transitorios quinto y séptimo de la reforma pro Lucha como de auto evidente inconstitucionalidad. Afectan la división de poderes, la autonomía del poder judicial y perjudican en lo particular a los consejeros anteriores, señaló. El tema central de su ponencia la constituye la independencia judicial respecto de los demás poderes, pues en el caso particular la manota de El Paisanito echó a perder la reforma. Para Saldívar Lelo de Larrea, las consecuencias de esta afectación son gravísimas, dijo, de modo tal que, sin decirlo, apuntó a la probable promoción de un juicio político o algo más radical.

CON eggs prestados, Julio César Jiménez Castro se aferró a seguir en el cargo y reelegirse como magistrado presidente del tribunal superior de justicia. Sus pares no pudieron convencerle de que es totalmente inelegible por la ley de pensiones que le obliga a jubilarse al cumplir su período de treinta años, que se materializó el miércoles. Menos aún ponderó el hecho de haber sido destituido por la corte, en el más bochornoso asunto de que se tenga memoria en la historia judicial de la entidad. Así que, para darle vuelta a la hoja, se tomó el acuerdo de que, en su calidad de decano se quedara en el cargo, pero de ninguna manera se le dijo que sería reelecto. El acuerdo se tomó hasta en tanto la corte responda el escrito que hoy mismo se le enviaría para dilucidar el tema de Jiménez Castro. Los magistrados preguntan a los ministros si deben elegir nuevo presidente por un período de tres años o por lo que le resta al actual período. Si Jiménez Castro puede ser presidente y si su calidad de jubilado de facto le permitiría, en un momento dado, ser votado. En serio, eso es puro patear el bote, como luego se dice. 

ALGUIEN, en serio, debería inyectarle un poco de cordura, si esto es posible, al magistrado Julio César Jiménez Castro, mejor conocido en el mundo jurisdiccional como El Tapete. No hay razón para que el excelentísimo jurista concluya sus días en el Tribunal Superior de Justicia de la manera más lastimosa y agraviante que pueda existir. De persistir en su actitud necia de seguir en el cargo de presidente, por el apoyo y línea que recibió de El Paisa, podría poner un pie en la cárcel y los dos si se aferra hasta el final. Jiménez Castro presentó este jueves un documento de pensiones en el cual se indica que todavía no cumple los 30 años de servicio, aunque al ser ungido por dedazo en ese cargo, hará cosa de año y medio, exhibió otro donde sí se acredita el tiempo de la jubilación. Así que, uno de los dos es falso, pues las dos fechas de inicio de sus labores no puede ser ciertas a la vez. Con esto, que llegará a la corte de inmediato, Julio César Jiménez Castro podría ser denunciado penalmente por falsificación de documentos y remitido a prisión de inmediato. Pablo Héctor González Villalobos ya se bajó del barco, con el objeto que existan sólo dos candidatos que serían Javier Rodríguez Zubiate y Jiménez Castro, en caso de seguirle los pasos a Gabino Barreda y no entender faldones cuando se anda en la borrachera jurídica.

CLARO que El Paisanito es responsable, igual que el congreso, de la intromisión de poderes en el asunto del segundo transitorio que tumbó de la presidente del poder judicial a Gabriel Sepúlveda. Tal vez se les haya olvidado que promulgaron el decreto, aun a sabiendas que, al ser inconstitucional, el ejecutivo debió haberlo vetado. Sin embargo, por el contrario, editaron y publicaron un tiraje especial del periódico oficial del estado para darle celeridad al tema, destituir al presidente que fungía en ese momento y ungir a Julio César Jiménez Castro como el nuevo titular del Tribunal Superior de Justicia. Así que, al igual que los diputados, que obedientes levantaron el dedo para aprobar la reforma, el titular del poder ejecutivo en el estado, es decir, Javier Corral Jurado, en su calidad de gobernador, y César Jáuregui, su secretario general, participaron activa y directamente en el tema.

Reportero:  editor TV
Facebook
¿Qué pasa en Twitter?