La Fuente

*De por qué se firmaban así los marumillones *De cabeza el estado y El Paisa en mítines *El magnate de La Dale y los 20 mdp

Domingo 15 de Abril 2018, 12:59 am
AAA

MUCHOS se preguntan por qué la alcaldesa mostró tanta ingenuidad en el tema de los marumillones que le entregó el ex secretario de Hacienda, Jaime Herrera. La razón es obvia: en aquellos años, 2014 y 2015, el coordinador de los diputados locales era César Jáuregui Moreno. Ella, La Maru, era solamente una diputada que soñaba con ser la primera alcaldesa de Chihuahua y que, para ello, entregó alma al diablo, es decir, a su coordinador. Este diablo, Jáuregui Moreno, lleno de historias en el congreso, en el PAN, y en otros lares, que hablan de su irresponsabilidad, familiar, la manipuló a su antojo. Bajo el canto de la sirena que le llamaba para ser candidata, La Maru firmó los recibos a nombre de César Jáuregui, a sabiendas, no por ingenuidad, que con eso protegía a la cabeza del grupo político. Pero, además, le servía para estar con Jaime Herrera, el poderoso secretario de hacienda, el mago de las finanzas, el que movía los dedos de las manos y hacía que saltaran los billetes. Jáuregui Moreno usó a su subordinada entonces para conseguir un doble propósito: seducir a Jaime Herrera y recibir parte de los marumillones sin firmar nada a cambio.

EL Apá, titular de la comisión estatal de seguridad, fue desaparecido por el rumor en la zona de Jiménez y Valle de Zaragoza. El comandante nunca anduvo por allá, pero, ojo, está tan movido el piso de la seguridad, que sin rubor se produjo el comentario. Después del ataque a los guardias de El Penychón y El Paisa, cualquier cosa puede ser cierta en Chihuahua. En este caso, si hubo un ataque a los escoltas de Aparicio Avendaño, en aquella región, en donde los desarmaron y les despojaron de sus radios de comunicación. Además, hubo dos agentes heridos en el encuentro de los policías con los narcos, lo que habla de la superioridad de los maloras. El Apá estuvo en el C-4, a la cabeza del operativo, y se comunicó por medio de whats ap y llamadas telefónicas sin problema alguno.

LA cochera de la casa del magnate de La Dale, el nunca bien ponderado Carlos Borruel, parece el casino de Mónaco. Lucen a la entrada, como en aquel lugar, vehículos de lujo y colección. Un land rover por aquí, un mac laren por acá, un corvette más allá. En fin, una serie de autos que reflejan el ansía de protagonismo y el hambre que tiene de los reflectores públicos el muchacho. El director de coesvi, por su parte, carga las heridas de las traiciones que ha inflingido a sus otrora amigos de partido, como fue el caso de Juan Blanco. Otro que le debe recordar bien es Javier Garfio, quien entró a la cárcel por la demanda que presentó en el caso de La Labor de Terrazas. Esas traiciones y operaciones truculentas al más alto nivel le han permitido al cholillo de La Dale vivir ahora con lujos inimaginables para alguien como él. Más, en fin, así es la vida, porque, hay que recordar, en 2016 el sinverguenza se echó a la bolsa 20 mdp que le mandó César Nava, entonces presidente del CEN del PAN, para su campaña política, pero gastó nada, pues faltaba una semana para las elecciones y mejor decidió que engrosaran su chequera personal. 

DICEN los que saben, y saben muy bien, que El Paisa no tiene dudas en exterminar, políticamente, a La Maru. La gran duda, la gran decisión de Corral, consiste en escoger el momento oportuno de hacerlo. El ciudadano no trastabillará en ese hecho porque no soporta la idea de ver a una aliada del ex con las siglas del PAN y la posibilidad de sucederle. Sin embargo, El Paisanito analiza, cuidadosamente, en qué momento dar el golpe definitivo. Algunos analistas aconsejan que después de la elección, para no perder votos, es decir, espacios en el congreso, que es lo que le interesa al gobernador. Otros consideran que no ocurriría nada, porque ya están definidos los candidatos y tampoco el grupo de La Maru renunciaría en masa, ni se tiraría con la bandera enrollada por su causa. Más bien, los que sintieran la decapitación, por naturaleza, se acercarían con El Paisa. Pero, en fin, más o menos, así es el escenario. Corral deberá decidir ya, porque, además, tiene en sus manos las documentales que le entregó Jaime Herrera.

MUCHOS se preguntaron al empezar este sábado si funcionarán las cámaras de la operación escudo de La Maru, que costaron al erario público 120 millones de pesos. Porque, precisamente frente al lugar donde colgaron la narcomanta, en periférico de la Juventud, hay una de ésas, el ojo púbico municipal. Por la forma en que se hizo esa labor manual, deben haber durado algunos minutillos. Así que, la alcaldesa y su jefe de policía, Gilberto Loya, pueden quedar bien su exhiben los videos donde se sepa quien puso esa narcolona en el puente mencionado. De lo contrario, será, otra vez, la misma de siempre, y acreditarán con su omisión que el famoso escudo no es otra cosa que una forma de abrir la llave de los recursos públicos, 120 mdp, a los negocios de Lázaro Gaytán Aguirre, el ex jefe policiaco.

 

Reportero:  Redacción1
Facebook
¿Qué pasa en Twitter?