La Fuente

*Los marumoches de Orlando *El ichitaip, embarrado en un sillón *Los dramas de El Paisa

Viernes 27 de Abril 2018, 6:13 pm
AAA

ORLANDO es el hermano de Jorge Villalobos, el número dos de Gustavo Madero en el tenebroso caso de los moches. Así que, no puede decirse que no haya escuela o buenos modos para ese tipo de manejos. Se dice que no fueron pocas las veces que Jorge sacó de problemas a Orlandito, por su afición al juego, y a endeudarse, cuando las cosas estaban a punto del levantón. Las cosas cambiaron y se volteó la tortilla, incluso, al entrar el director del deporte al círculo rojo de La Maru. Orlando se convirtió, de la noche a la mañana, en el nuevo rico del pueblo, y en el jovenazo de los moches municipales. A todo lo que se mueva en el municipio, sea proveeduría común u obra, le tasa con diez por ciento de marumoche. Dicen que llega al extremo de pedir un cinco perchento para su peculium, sin que sepa La Maru, además de pedirle a la alcaldesa una comi, que, al fin y al cabo, lo del agua al agua. Y para precisar, nos dicen que la alberca costó 1.23 mdp y que la construyó una amiga de Miguel Riggs, de nombre Diana González, de profesión arquitecta, en los seis meses en que Orlando ha amasado su fortuna. 

ALEX White, el presidente del ichitaip, debería ser más enérgico a la hora de pedir resultados a sus colaboradores. Está bien que tiren barra y sean opacos, pero no es para tanto, sobre todo cuando deben cuidarse las apariencias. La hija de quien ocupó la titularidad del seguro popular en Parral, labora con un puesto de jefatura por 35 mil lucas mensuales. Sin embargo, como muestra la fotografía, se la pasa embarrada en su silla, literalmente recostada, sin nada qué hacer, en días y horas hábiles, sin que nadie le diga nada. Alex White, obviamente, no se atreve a pedirle cuentas, porque la deja que holgazanee a toda hora, sin exigirle la competitividad anhelada en una función como la suya. De la Rocha, o Alex White, como le dicen, debería ser cauteloso en las formas, porque, presidir un instituto, de transparencia, en el estado, debería provocarle una actitud que pareciera vocación de servicio, pero, pues, ni modo.

QUIÉN sabe qué comerá El Paisa, pero adivina, porque luego supo que los trabajadores no le invitarían al desfile del primero de mayo. Los trabajadores, los auténticos empleados, lo más seguro es que no extiendan formal invitación al gobernador para que desfile con ellos. Sin embargo, tampoco debe preocuparse El Prócer de Palacio, porque, aunque la base le repudie, por su política de golpear a la burocracia, la dirigencia le adora. Así que, de un momento a otro, seguramente, le llegará la invitación, procedente de una oficina ubicada ahí por el Paseo Bolívar, donde, desde el principio, le entregaron la política laboral del estado. Es un mal chiste el lanzado por Corral, en su nuevo papel de victimizarse, dentro del amplio catálogo de personalidades políticas que tiene para enfrentar cada problema que él mismo genera en el estado.

TODO parece indicar que la peor pesadilla de Corral está a un fin de semana de hacerse realidad. Este viernes fue anunciada una protesta de maestras federales por falta de pago. La sección octava, que aglutina alrededor de 40 mil trabajadores en el estado, enseñará la puntita de su poder. A estas mentoras no les han pagado desde hace cinco quincenas y, debido a esto, decidieron elevar una protesta. Será a las dos de la tarde del lunes cuando se manifiesten en las oficinas de los servicios educativos en el estado. Rosy Hernández, la lideresa de la sección octava, dejará asomar así la posibilidad que todo el gremio se sume al paro estatal. Es obvio que la tozudez de El Paisanito llevará las cosas al extremo y hará que la entidad entre una crisis similar a las de los estados del sur con CNTE. 

SEGÚN El Paisanito, Jesús Manuel Luna, el ex secretario del secretario privado del ex, buscó convertirse en testigo protegido a partir de la info que tenía sobre malos manejos administrativos. Esto se contradice con la info que había circulado, en el sentido de que El Mac ya había intentado hacerlo que soltara la sopa. El tema y el problema es que el ciudadano miente con una pasmosa facilidad cada vez que declara algo. De acuerdo con su declaración de ayer en Ciudad Juárez, Luna se acercó, no quisieron su información, luego se fue a Denver y después se dieron cuenta que había participado en desvío de recursos. Es decir, autorizar un viaje de 336 mil pesos para el hijo del ex, que pertenecía al gobierno del estado. Parece muy ojón para que sea paloma.

Reportero:  editor TV
Facebook
¿Qué pasa en Twitter?