La Fuente

*Acosta Félix y las barbas a remojar *El mea culpa de Ortuño *Destapa a La Maru *Jáuregui y la sanción a Godínez

Sábado 18 de Agosto 2018, 5:56 pm
AAA

QUIÉN sabe a dónde se vayan a parar esos recursos, asignados por el estado, según sus propios anuncios, pero el flujo de migrantes en la ciudad es cada vez mayor. Cientos de centroamericanos deportados volvieron a tomar las calles, con todo y familias, en muchos de los casos, para buscar el sustento en la caridad de los locales. Avenidas como la Francisco Villa, el bulevar Ortiz Mena, Las Américas, Las Águilas, y muchas otras más, están atestadas de migrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras, por citar algunos de los países de donde provienen. En el discurso oficial, el estado destina buena cantidad de recursos a programas de apoyo a los migrantes, pero, por lo visto, éstos no han menguado la situación. A ver qué dice Víctor Quintana, el secretario de desarrollo social al respecto, pues le compete la materia a su dependencia.

A CÉSAR Jáuregui Robles, secretario general de gobierno, El Muelón, como le dicen sus compañeros de trabajo, le llovió sobre mojado, en las redes sociales. Es que, sin rememorar los antecedentes, tuvo el desatino de declarar que la sanción supuestamente aplicada a Godínez, por su pendejada, fue proporcional a la falta. De inmediato recordaron que Rocío Olmos, titular de la función pública, y Ema Saldaña, de ichmujer, le aplicaron a José Luis García, ex titular de desarrollo social, cuatro años de inhabilitación. José Luis sostuvo enfrentamientos verbales con Ema y, después de un proceso, le fue dictada la sanción. Ramírez Godínez ofendió a una diputada -en público, en la sede del poder legislativo y sin importarle la investidura- y recibe 15 días de inhabilitación. Pobrecito, ya no va a poder ser auditor superior del estado o fiscal anticorrupción, porque sería lo único a lo que estaría impedido el galeno, en un período tan corto.

ORTUÑO se dio tiempo para echarle una flor a La Maru, quien se hallaba presente en el consejo nacional del PAN, igual que El Paisa y otros chihuahuenses. Hubo islas, archipiélagos, donde nos fue muy bien, no quiero hacer caudillismos, dijo, en obvia referencia a la elección de Chihuahua, en donde las cosas fueron totalmente distintas. Teresa Ortuño se dijo panista de toda la vida, haberse casado con su esposo Héctor Pérez Estrada por una publicación de La Nación, medio oficial de acción nacional, pero, a la vez -Ricardo Anaya ahí mismo- exigió no ser vinculada con El Pillo A, con El Pillo B, ni con El Pillo C, ahora que arranque la sucesión en el comité ejecutivo nacional. La directora del colegio de bachilleres pidió reglas claras, espacios para la catarsis política y, definitivamente, no volver a pagarle un cinco a los representantes de partido en las casillas.

LAS derrotas suelen hacer a las personas seres reflexivos que filosofan sobre las huellas de sus pasos cuando éstos no les han llevado a las metas que persiguen. Sin embargo, cabe decirlo, también son valiosas en esa circunstancia, si se toma en cuenta que persiste el objetivo hacia el cual se enfocan sus esfuerzos. Vale la pena señalar esto, por el discurso de Teresa Ortuño, consejera vitalicia del PAN nacional en la pasada sesión, al reunirse para digerir la destroza derrota electoral. La ex senadora, hoy directora del cobach, dijo que he llamado no le gustan ni la grilla, ni el ataque, ni la descalificación. Nadie puede ser eximido de la derrota, por acción u omisión, dijo, y exigió no ser etiquetada con nadie ni contra nadie. La verdad de las cosas, varias veces arrancó aplausos de los consejeros, que durante horas discutieron el tema de la elección y la sucesión en el comité ejecutivo nacional del albiazul. El guamazo que le dieron al PAN el primero de julio, podría ser una bendición, si se toma de punto de partida para regresar al carril, según palabras de Teresa Ortuño.

HÉCTOR, cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar, se diría, en forma natural, que ese es el mensaje para Acosta Félix, el ungido para la auditoría superior del estado, según palacio. El comentario está debidamente fundado, porque, cada vez que El Paisa señala a alguien, para ocupar un cargo púbico, sujeto a elección, éste pierde. Tal vez por eso, Acosta Félix haya emprendido una sordera campaña para filtrar que está confrontado con el gobernador. Pero, los hechos le desmienten, pues su padrino y tutor político, Eduardo Romerito Ramos, a su vez procónsul del ciudadano, se ha convertido en su mayor promotor. Sin embargo, la lucha es permitida y Héctor Acosta ha desplegado una campaña, según él, sin cabildeos. El tema es que los diputados que ya se van pueden darle una sorpresa a Corral, pues hay en la torre legislativa una buena cantidad de heridos. Si su gusto fuera, como dice la canción, podrían despedirse con una verónica, al estilo taurino, para enviarle un saludo final a El Paisa, por los favores recibidos.

Reportero:  EditoraSD
Facebook
¿Qué pasa en Twitter?