La Fuente

*El monumento a la locura *El pipope a prensa *Aristegui por Pinedito *El Macro desplaza a Panchito

Lunes 1 de Octubre 2018, 7:35 pm
AAA

ALEJANDO Gutiérrez Gutiérrez, La Coneja, llamó sicópata a Corral por el manejo de su caso. De ser un paladín de la justicia, se convirtió en un monumento a la locura, el señor gobernador. Ya fuera de la cárcel, del cereso de Aquiles Serdán, el empresario llamó a las cosas por su nombre. Por ejemplo, recordó que estuvo 30 días incomunicado en una pequeña celda de dos por tres metros, sin acceso a la luz, ni teléfono, ni contacto con nadie. En otra ocasión, durante un motín, como le llama, no riña, como le llaman los boletines oficiales, le explotó una granada de gas lacrimógeno. Tuvieron que llevarlo al hospital, pero, por supuesto, nadie se dio cuenta de eso afuera del penal, debido al rígido control que se tiene. La Coneja reiteró que Corral es un aprendiz de hitler, pero sin cerebro.

MUY mal debe andar el gremio periodístico local para que La Maru haya decidido traer a un pipope a prensa. Y peor ha de andar su administración en la materia, si se vio en la necesidad de importar de Puebla a Ignacio Dávila Mora. Seguramente, algo tuvo que ver en eso Lázaro Gaytán y Jhonny English, el de seguridad pública, pues allá duraron años, aunque lo nieguen. Y luego, presumir que es experto en manejo de crisis, suena como a explicación no pedida, manifiesta culpabilidad. Para que La Maru se haya tenido que aventar la mentirota de declarar que le conoce desde hace décadas, algo raro hay por ahí. A ver si no resulta con que es miembro distinguido del clan de los security business que encabeza Lázaro y opera Gilberto Loya. Ni foritos ni colegios le llenaron el ojo a La Maru, cuando antes se desvivía por conseguir su afecto y estimación. Pero, bueno, la alcaldesa piensa en el 2021 y estará convencida que así le pavimentarán más fácil el camino de sus aspiraciones políticas. 

EL PASADO fin de semana corrió fuerte el rumor que Carmen Aristegui relevaría a Pinedito en la Coordinación de Comunicación Social. Ciertamente, Carmen es muy amiga de El Paisa y, en materia de info, es verdaderamente su vocera, al menos en la capital del país. Empero, decir que se vendrá a provincia, suena un tanto hueco, pues los ingresos a que está acostumbrada Aristegui, no le llegarían ni de chiste en el cargo de coordinadora, a menos que algún cuñado, o algo por el estilo, fabricara al vapor una empresa de comunicación. Se sabe que Corral le entrega cuantiosos recursos a su programa, pero los críticos del ciudadano no han logrado ubicar la vía. A El Paisa le urge renovar esa área, pero, obvio, se lo prohíbe el influjo que ejerce el de las sandalias sobre sus decisiones, por aquellos días de furia en semanario. 

TAL VEZ a Panchito El Menordomo Muñoz, le falte ver más bax o algo por el estilo, porque, de a tiro, Pepe Luévano, El Macro, le comió el mandado feo. Es que, en la carrera del domingo pasado, fue ya Luévano, el que leyó los números de la suerte, al sacarlos de la tómbola, como acreditan las imágenes, frente a El Paisa. Ese era un privilegio de Panchito, pero, pues le bajaron los bonos el día en que tuvo la ocurrencia de convertir, por arte de magia, la cerveza en jugo de naranja, claro, solo cuando está en palacio y que sea carta blanca, porque si no reúne esos elementos, simple y llanamente, no puede. Luévano, que realmente compite con Panchito por ver quién se parece más a Corral, sacó un perro, lo amarró a sus pies, se metió a la carrera y, enseguida, subió fotos a las redes, para que se viera, si no que chiste. Su premio consistió en ser designado niño gritón para leer los números de la suerte. Así que, un paso adelante, El Macro dejó atrás al secretario del maletín, que se durmió en sus laureles, dicen, por meterse de lleno a inflar botellas de cebada, de la marca ya sabes cuál.

CON inusitada indolencia, la directora del colegio de bachilleres, Teresa Ortuño, presumió en las redes sociales la participación de los planteles en la carrera de la liberación. Uno de cada cinco participantes en la carrera unidos con valor es de cobach, apuntó en su muro de face. Si las cosas fueran como las dijo El Paisa, en el sentido de haberse registrado una asistencia de 5 mil 500 corredores, entonces habrían sido al menos 1,500 estudiantes del cobach los que le entraron. Habría que ver si Ortuño les pagó la inscripción a todos ellos o si fue de su pobre y propio peculium. Empero, el tema, es que, ahora, en la moda corralista, hasta se sube a las redes sociales el uso de la nomenclatura en cuestiones políticas, como si fuera un logro qué presumir. Y, el gobernante, ahora sí que, dormido en sus laureles, se deja querer, sin voltear a ver la realidad, parecido al viejo cuento del rey, vestido con un traje invisible, que, obviamente, nadie mira, pero, nadie lo dice, porque, si osa hacerlo, será decapitado. Hasta dónde han llegado.

Reportero:  Editor Em
Facebook
¿Qué pasa en Twitter?