Local

Reclaman maltratos, acoso y hasta detenciones del ejército

Viernes 22 de Noviembre 2019, 5:26 pm
Foto 1 de 34
Ampliar imágenes
AAA

Chihuahua.- Participantes que conformaron la División del Norte en el desfile de la Revolución Mexicana de ciudad de México, aseguraron que han sufrido abusos durante el trayecto del viaje así como de la estancia.

Expresaron en una carta de 19 hojas, sus inconformidades,abusos y prepotencia, por parte del ejército mexicano.

En un inicio, escribieron estar orgullosos de representar la “División del norte”, sin embargo, durante el viaje en tren de Chihuahua a Ciudad de México, los militares se portaron prepotentes con los chihuahuenses, pues aseguran, que fueron tratados con descordialidad arbitrariamente, así como a la falta de cuidado tanto a los viajantes como a los caballos. 

"...desafortunadamente fuimos tratados con descortesía arbitrariamente y falta de cuidado para nuestras personas y caballos..."

Mencionan que, desde el primer momento que pisaron el tren, estuvieron sometidos por quienes fungieron como coordinadores. El coronel Gálvez trató a los participantes como él trata a sus subordinados.

“Somos civiles, no militares”. Aseveran que el Coronel Gálvez, tuvo un comportamiento de demostrar los excesos de poder, así como de su incorrecto trato hacia los viajantes. Pues aseguraron que los intimidaron porque los participantes expresaron su inconformidad.

"..apunta de gritos y confusión fuimos conducidos hasta las caballerías que el ejército construyó para alojar nuestros caballos, donde sólo dos elementos nos recibieron en una oscuridad en la que no se veía nada, donde a pesar del cansancio teníamos como jinetes y caballos después de un viaje de 50 horas más las dos de cabalgata, nos invadió la incertidumbre de no ser recibidos con apropiadas instrucciones, sin comida, ni agua para los caballos".

Ya estando en la ciudad de México, en el campo militar, los participantes los levantaban desde las tres de la madrugada para que se bañaran con agua fría. Algunos militares también acusaron de las jóvenes, lo cual, esto les generó impotencia.

También, los expusieron al riesgo de un accidente en la cabalgata de la ruta a Polanco al campo militar, pues había muchísima organización desde que arribaron a la ciudad.

El viaje de ida duró 50 horas, de las cuales los participantes tuvieron que aguantar el abuso y la inconformidad por parte de los militares, así como del propio Coronel Gálvez.

Además, los caballos sufrieron abuso, pues se encontraban deshidratados y les daban de comer basura, por lo que se evidenció de inmediato que ya habían perdido peso.

Durante el trayecto del viaje, así como de la estancia, participantes sólo durmieron una hora diaria, por la mala organización que tuvieron al arribar a la ciudad de México.

Reportero:  editoraPr01
Whatsapp
Banner Aseo Urbano
INTERIOR
SOMOS LA FUERZA INTERIOR
Facebook