Opinión

Fin de semana tricolor: Reyes Baeza y Alejandro Domínguez dan la nota. El primero logra meter en su agenda a Corral

Martes 31 de Octubre 2017, 11:23 am
AAA

La divulgada pretensión del millonario norteamericano Tom Steyer -recientemente difundida en notas periodísticas- para impulsar una solicitud al Congreso Estadounidense con fines de enjuiciamiento político y destitución de Donald Trump, como Presidente de los EE. UU., es algo que tarde o temprano tendría que suceder. La imprudencia, el desconocimiento del oficio político y la insensibilidad, han sido algunas de las notas características de la personalidad y el desempeño de este controversial y repudiado –como ninguno de sus antecesores- mandatario. El motivo de tal postura es obvio: la peligrosa escalada hacia una nueva guerra mundial, a la que el impertinente manejo “diplomático” de Trump está conduciendo al mundo, con la “representación” del pueblo y el gobierno norteamericanos.

El desenlace que este episodio haya de tener se desconoce. Destituir a un presidente del país más poderoso del mundo, o eliminarlo -como le ocurrió a Kennedy hace 54 años-, no resulta nada fácil, aunque tampoco es imposible. Allan Lichtman, el académico que predijo el triunfo electoral de Trump con la misma certeza de sus predicciones electorales de los últimos 30 años, también cree que el inefable inquilino de la Casa Blanca será depuesto de su investidura –moralmente inmerecida, en nuestra opinión- mediante un juicio político “impeachment”. La iniciativa de Steyer ocurre en un momento álgido, cuando la opinión pública internacional es testigo de una de las etapas más deficientes en la historia de la diplomacia internacional norteamericana. Por tal motivo, la intención de Steyer es la crónica de un hecho anunciado.

Las buenas relaciones políticas, el trato diplomático y la sutileza en el cuidado de las formas, se hicieron presentes una vez más, durante la gira que el exgobernador de Chihuahua y Director General del ISSSTE, José Reyes Baeza Terrazas, efectuó el viernes 27 de octubre en los municipios de Delicias y Camargo. Fiel a su estilo y capacidad de convocatoria, el exmandatario estatal y fuerte aspirante priista al Senado de la República -para el proceso electoral de 2018-, prácticamente incorporó en su agenda de trabajo a la representación de toda la clase política regional y estatal, ya que, además de rodearse de muchos servidores públicos y personajes políticos afines al PRI, se hizo acompañar del mismo Javier Corral Jurado, actual titular del Poder Ejecutivo del Estado, quien de buena gana se sumó al itinerario del destacado político priista de origen deliciense, y hasta tuvo gestos de deferencia y cortesía hacia Fernando Baeza, también exgobernador, e insigne hijo de la tierra de los Vencedores del Desierto.

Para cerrar el fin de semana teñido de tono tricolor, a las 11:00 horas del sábado 28 de octubre, el diputado federal y aspirante a la presidencia municipal de Chihuahua, Alejandro Domínguez, también dio la nota política al reunir en el Centro de

Convenciones de la capital a connotados actores de la familia Revolucionaria, con motivo de su segundo informe de labores legislativas. Entre los asistentes al evento figuraron, además de la dirigencia estatal del PRI -que encabezan Omar Bazán y Georgina Zapata-, y el exgobernador Reyes Baeza, ex líderes estatales del priismo, ex alcaldes, legisladores, ex legisladores y funcionarios públicos, como Óscar Villalobos, Guillermo Márquez, Mario De la Torre, Ramiro Cota, Marco Quezada, Karina Velázquez, Fernando Uriarte, Francisco Salcido, Lucía Chavira, Xóchitl Reyes y Heliodoro Araiza, entre muchos otros. Así, Reyes Baeza y Alejandro Domínguez, dos de los más importantes actores chihuahuenses que el Partido Revolucionario Institucional hoy tiene colocados en la escena nacional, dieron color, calor y sabor al último fin de semana del mes de octubre de este año 2017.

carlosjaramillovela@yahoo.com.mx

Reportero:  Editor 1
Ejecutómetro
Estado
2058
Chihuahua
462
Juárez
697
Datos generados a partir del
1ro de octubre del 2016
Facebook
¿Qué pasa en Twitter?