La Fuente

*Destapa un Mc Laren entramado de corrupción *Metidos Borruel, Carlos Reyes y El Apá *Orlando Mocheslobos y sus 50 mdp

Sábado 28 de Abril 2018, 6:44 pm
AAA

ORLANDO Mocheslobos, ex director del deporte, hizo un movimiento perverso en el presupuesto de su área, encaminado, primero, a incrementar la cifra, y, enseguida, a crear una estructura electoral para su jefa La Maru. Subió a 50 millones de pesos el presupuesto, con el obvio y lógico aval de los jerarcas de la alcaldía. Sin embargo, no supo disfrazar nadita el tema, pues destinó a inversión apenas la ridícula cantidad de 249 mil pesos, para espacios deportivos. Con todo ese dinero, con 49.75 mdp, empezó a trabajar en la estructura que realiza, actualmente, todos los trabajos encaminados a la reelección de la alcaldesa, por la cual se sienten orgullosos y de donde desprenden que está muy fuerte en las colonias y que ganará la elección de junio. Sin embargo, Orlando Mocheslobos descuidó maquillar bien la situación y cometió el error de excederse, aspecto que provocará problemas legales, pues la revisión más pequeña que se haga sobre su labor, despertará la irritación estatal y federal

EL borruelazo embarró, de golpe y porrazo, a tres secretarios del gabinete de El Prócer de Palacio y destapó una ola de corrupción increíble al interior del estado. Si Corral fuera congruente, debería correr, ipso facto, a Carlos Borruel, Carlos Reyes y El Apá, Aparicio Avendaño. Es decir, el director de coesvi, el de vialidad y tránsito y el de la comisión estatal de seguridad. Los hechos desnudaron hechos de corrupción que sorprendieron a toda la sociedad chihuahuense. Al de tránsito, Carlos Reyes, por falsear el reporte oficial, inventar una historia falsa, crear dos guiadores y pedir a Grúas San Marcos que arrastrara el vehículo y desapareciera el reporte del Mc Laren. Al comandante Aparicio Avendaño, por no haber detenido a Borruelito Jr, tampoco a los dos supuestos conductores y dejar pasar todo lo que hizo su director de vialidad y tránsito, aún a sabiendas que hubo daños a un poste de un señalamiento vial y a la banqueta. Por último, a Carlos Borruel, el padre, para ser investigado por toda la riqueza que ostenta, tanto él, como su hijo, que presumen en su casa vehículos que suman mínimamente 25 millones de pesos. Así que, El Paisa, debería aplicar en casa su discurso y no solamente contra el ex, pero…

EN realidad, Carlitos Borruel Jr, el hijo del actual director de coesvi, en el gobierno de Corral, duró buena parte de la noche en la pisteada, el viernes pasado. Primero estuvo en El Botanero Dos Aguas, ubicado en el Distrito 1, en el periférico de la Juventud y Francisco Villa, enseguida del hotel courtyard. Se aventó unos bacardis blancos, y estaba acompañado por un muchacho que llegó en una camioneta mercedes benz de color negro, alto, de cabello negro, tez blanca. Salieron, según los que le vieron, sarazones, como dice el argot popular, del lugar, prepotentes y medio, en sus vehículos de lujo. Borruelito enfiló su Mac Laren, el que estrelló luego en el periférico de la Juventud, rumbo a La Cuarta, ubicado, precisamente, por eso se llama así, en el cuarto piso del edificio donde se encuentra el famoso Los Arbolitos de Cajeme, muy cerca del lugar donde se estrelló. De ahí salió con varios jóvenes y muchachas, para luego estamparse en un poste del periférico de la Juventud, huir del lugar y tejer toda una falsa historia, favorecida por un entramado de corrupción que asombra.

¿Y DÓNDE quedó el Mac Laren? es la gran pregunta que se hacen los chihuahuenses en el misterioso caso del choque del director de coesvi este sábado. Desapareció la supuesta camioneta que le impactó por detrás, desaparecieron los dos choferes de los vehículos y, ahora, también se esfumó el lujoso auto del chaval. Sin embargo, La Fuente tiene una pista: una una grúa de la empresa San Marcos, la que arrastró el Mac Laren de 5.7 millones de pesos. Empero, ese viaje no tuvo como destino la dirección de vialidad y tránsito, ni el corralón de la propia empresa, ubicado en la carretera a la Presa Chihuahua. Como dato curioso, adicional, hay que señalar que Grúas San Marcos es propiedad de César Anchondo y Amín Anchondo, este último candidato del PAN a la sindicatura del municipio de Chihuahua.

A PARTIR de que el hermano de Carlos Borruel padre es comandante de vialidad y tránsito, se aventaron en el tema del choque del chaval un historietón digno de llevarlo al cine. Algo así como una historia de Guillermo del Toro, de ésas de faunos y otras especies más raras que las de La Dale. Por ejemplo, sacaron como por arte de magia un segundo vehículo que, según los que saben, jamás existió. Se habla de un auto marca ford, tipo pick up, color blanco y negro, modelo 2014, con placas EE 31761, que conducía Raúl Pedro Rodríguez Guerra. Pero esa misteriosa camioneta no aparece en el lugar de los hechos, ni tampoco el guiador. Ahí están las fotos y los videos, a la hora del choque, donde no existe ese vehículo, del cual reportaron que chocó al mac laren, al circular por el periférico de la Juventud, de norte a sur, a una velocidad no precisada, y que, supuestamente, impactó al carrito de Borruelito Jr por la parte trasera, a la altura de Vistas del Sol. También desaparecieron de la escena a Carlitos y, en su lugar, colocaron como conductor a un tal Luis Alberto Reyes León. Y para acabarla de amolar, porque ahí si no pudieron mentir, el mac laren de Boruelito no traía seguro.

Reportero:  EditoraSD
Facebook
¿Qué pasa en Twitter?