Destacadas
Nuevo

LA INTOLERANCIA se asoma a flor de piel y realmente no hay quien pueda ocultarla cuando forma parte de su forma de ser. Es el caso de El Paisita en las barrancas del cobre, en donde le afloró con unos niños rarámuris. Corral debe pensar que tiene un gran poder de oratoria para que haya callado así a los niños. Los pequeños no entienden de eventos públicos y discursos oficiosos sin contenido. No tienen por qué estar mirando al gobernador con la boca abierta, como quisiera El Paisa. Así que, más que pedir silencio, pedía que escucharan al gran tribuno. Y en su calidad de gobernador del estado, pues no aceptó que alguien hablara mientras él discurría un aburrido y hueco posicionamiento. Empero, no logró entender que los niños, pues niños son, y no deben ser sujetos de una disciplina política que obliga a rendirle pleitesía al gobernante en turno. Usó el micrófono para pedirles que se callaran, cuando inocentemente, según se escucha en el audio, platicaban entre ellos. Como se dice, la intolerancia a flor de piel, aún con quienes no tienen por qué rendirle culto a la personalidad de la verborrea.

Meme del dia
Notas
Nuevo

LA INTOLERANCIA se asoma a flor de piel y realmente no hay quien pueda ocultarla cuando forma parte de su forma de ser. Es el caso de El Paisita en las barrancas del cobre, en donde le afloró con unos niños rarámuris. Corral debe pensar que tiene un gran poder de oratoria para que haya callado así a los niños. Los pequeños no entienden de eventos públicos y discursos oficiosos sin contenido. No tienen por qué estar mirando al gobernador con la boca abierta, como quisiera El Paisa. Así que, más que pedir silencio, pedía que escucharan al gran tribuno. Y en su calidad de gobernador del estado, pues no aceptó que alguien hablara mientras él discurría un aburrido y hueco posicionamiento. Empero, no logró entender que los niños, pues niños son, y no deben ser sujetos de una disciplina política que obliga a rendirle pleitesía al gobernante en turno. Usó el micrófono para pedirles que se callaran, cuando inocentemente, según se escucha en el audio, platicaban entre ellos. Como se dice, la intolerancia a flor de piel, aún con quienes no tienen por qué rendirle culto a la personalidad de la verborrea.

PUBLICIDAD
ASEO URBANO
RUBA PORTADA
PUBLICIDAD
APRENDIZAJE PORTADA
Facebook