Opinión

Munis siguen aventando el arpa

Lunes 7 de Octubre 2019, 7:31 am
AAA

LA JOROBA

POR EL 34 MIL.- Dicen que esta semana qua acaba de pasar 15 policías de la municipal de Chihuahua aventaron el jale por diferentes motivos y, al parecer, este lunes está programado que se vayan otros diez.
Desde el interior de la muni salió el reporte que entre los 15 polis que se fueron se encuentran algunos de los que participaron en la detención de un ex agente Ministerial que tras ser sometido falleció.
Comentan que esos polis libraron la bronca penal, pero por parte del jurídico de la preventiva si se los querían fregar y, que como se les fue su protector, El Cholo Leyva, pues ahora sin cobija optaron por aventar el jale.
Por cierto, dicen que el exsub director de la Municipal, El Cholo Leyva, se fue a vivir al “gabacho”, allá a la ciudad de McAllen, Texas, donde recientemente se compró un auto carotote Challenger, bueno, más bien es para su chavo, eso comentan.
Volviendo al tema de los polis que han renunciado, aseguran que son cerca de 300 agentes los que “pelaron gallo” en lo que va de esta administración de la alcaldesa Maru Campos.
También comentan que muchos agentes sólo están esperando que les den el aguinaldo de este año para dejar la corporación, porque están decepcionados, tanto por las injusticias en los ascensos, como en el trato y no se diga en la falta de equipo y muchas cosas más.
Andan diciendo que ante la desbandada de munis, pues la Presidencia Municipal optó por contratar a ex policías, siempre y cuando no hayan salido por broncas pero se desconoce si ya empezó la recontratación.

SIGUE LA BRONCA DE LOS TRÁNSITOS Y LOS MUNICIPALES
Comentan que el pleito que tienen los municipales y los de vialidad desde hace unas semanas, pudiera terminar en una tragedia, ya que aseguran que los preventivos andan bien calientes porque este fin de semana varios de sus compañeros, que andaban de descanso y borrachotes, fueron atorados y enviados a la cárcel de los tránsitos, aunque en Validad aseguran que no es cierto.
La bronca entre el personal de las dos corporaciones inició porque los municipales empezaron a hacerle al agente de Vialidad, ya que paraban carros y les pedían a los conductores los documentos como licencia, tarjeta de circulación, póliza de seguro y de paso los ponían a soplar pa’ ver si no andaban “pedillos”.
Las cosas se pusieron más calientitas cuando los municipales detuvieron a una comandante de Vialidad, que andaba de descanso y con unas birrias en su ranfla. Desde entonces, los de vialidad dijeron que se iban a desquitar de esa acción.
Se dice que la pelotera entre los polis de las dos corporaciones aumentará, porque ahora los municipales están amparados para revisar vehículos y sus conductores, según el Reglamento de Justicia Cívica.
El artículo 33, de ese reglamente indica que: Son infracciones al bienestar colectivo las siguientes: 
III. Consumir o encontrarse bajo influjo de bebidas alcohólicas, narcóticos, estupefacientes, inhalantes, sustancias psicotrópicas o vegetales y demás sustancias que determine la Ley General de Salud, al momento de operar vehículos automotores, maquinaria de dimensiones similares o mayores; así como cualquier otra que por naturaleza pueda poner en riesgo la seguridad e integridad de las personas. Sin perjuicio de lo dispuesto en las leyes penales vigentes.
El artículo 34, señala que: Son infracciones contra la seguridad de la comunidad:
VII. Circular en vehículos de motor, con sirenas, torretas y luces estroboscópicas de color rojo, azul, verde y ámbar, con excepción de los vehículos destinados a la seguridad pública y a los servicios auxiliares a dicha función que operen o se instalen legalmente en el Municipio, así como los de los cuerpos de socorro y/o auxilio a la población. De igual forma se aplicarán las infracciones a la persona propietaria del vehículo en los términos de la normatividad aplicable; y
Artículo 38. Son infracciones contra la tranquilidad de las personas:
X. Interrumpir por cualquier medio el paso de los desfiles o cortejos fúnebres.
Estas infracciones también son parte del reglamento de vialidad, solo que en el estado se pagan con dinero y en el municipio será de la siguiente manera, según el artículo 39. “Las sanciones aplicables a las infracciones cívicas son: I. Amonestación: que es la reconvención, pública o privada que la o el Juez haga a la persona Infractora; II. Multa: que es la cantidad en dinero que la persona infractora debe pagar a la Tesorería del Municipio y que no podrá exceder de 60 UMA, en los términos de los párrafos cuarto, quinto y sexto del artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; III. Arresto: que es la privación de la libertad por un período hasta de treinta y seis horas, que se cumplirá en lugares diferentes de los destinados a la detención de personas indiciadas, procesadas o sentenciadas separando los lugares de arresto para varones y para mujeres; y; IV. Trabajo en Favor de la Comunidad: Que es el número de horas que deberá servir la persona Infractora a la comunidad en los programas preestablecidos al respecto, o el número de horas que deberá asistir a los cursos, terapias o talleres diseñados para corregir su comportamiento. El cumplimiento de una sanción de Trabajo en Favor de la Comunidad, conmutará el arresto. En caso de incumplimiento del número de horas establecido para el Trabajo en Favor de la Comunidad, se cumplirán las treinta y seis horas de arresto correspondiente. V. El Trabajo a Favor de la Comunidad podrá consistir también en el cumplimiento de Medidas para mejorar la convivencia cotidiana. Dichas Medidas son acciones dirigidas a personas infractoras con perfiles de riesgo, que buscan contribuir a la atención de las causas subyacentes que originan las conductas conflictivas de las personas infractoras”.

CAMIONEROS ENCRISTALADOS
Se rumora que muchos de los operadores de los camiones urbanos son adictos al “cristal” y bajo el influjo de esa droga andan trabajando exponiendo a los pasajeros.
Hay quienes comentan que los camioneros se avientan en la mañana un “fococrispis” y por la noche un “focdog”, pa´ jalar chidote.
Mencionan que los operadores de los autobuses que son adictos al cristal han sido sometidos a exámenes antidoping, pero esa metanfetamina no sale en los resultados y siguen laborando como si nada.
A mí no me constan estos hechos, yo solo escribo lo que la gente comenta.

Reportero:  Editor 1
Whatsapp
Banner Aseo Urbano
INTERIOR
Facebook