La Fuente

*Piden investigar a la jueza del caso Brayan * Asumió la defensa del victimario *Histórica votación sobre el desafuero *No llaman a corral

Viernes 21 de Febrero 2020, 5:54 pm
AAA

A VER qué ondas con la jueza Erika Gámez Miramontes que dejó en absoluta libertad a El Brayan. El camarógrafo del canal 28, protectorado del prestanombres Sergio Valles Rivas, se salió con la suya. Basta escuchar la narrativa del caso para sorprenderse de la resolución de la jueza y preguntarle qué le sucedió. Pero aún hay más: la jueza se quitó la túnica en la misma sala para pasar a ser defensora de El Brayan en los medios. Literalmente, solicitó bajarle dos rayitas a los hechos presentados en la denuncia, o como luego se diría, patrocinó la defensa del muchacho, sabrá por qué razones. No es nada el hecho conocido que el camarógrafo pateó en el vientre a su pareja. Existen otros sucesos similares pero de mucha mayor gravedad que la juzgadora pasó por alto. Sin lugar a dudas, Erika Gámez Miramontes debe ser investigada para conocer los motivos que tuvo para brincar como defensora de El Brayan adentro y afuera de la audiencia. Que no se enteren las organizaciones defensoras de las mujeres porque tomarán este caso como bandera. No está el horno para bollos de ese tipo, pues solo hay que voltear a ver el panorama nacional para percatarse de ello. La marea verde y otros organismos deben no estar enterados de este caso, porque, de lo contrario, ya habrían salido a la calle a protestar por el asunto.  

EL OTRO tema es que Geo Bujanda contrató efectivamente al abogado regio radicado en España, Iker Ibarreche. El litigante es considerado una chucha cuerera en materia de juicios de procedencia. Sin embargo, no está como asesor externo del congreso, ni de la comisión jurisdiccional, sino como secretario técnico de este órgano colegiado. De la noche a la mañana le convirtieron en funcionario del congreso, sin el aval, por supuesto, de todas las fracciones parlamentarias. Iker da línea a los diputados sobre la inconformidad de la defensa de Jorge Ramírez o sobre las posturas del ministerio público. Puede dar instrucciones pero no puede obligar a los diputados a votar por tal o cuál sentido y eso ha causado mucho escozor entre los legisladores miembros de la comisión jurisdiccional. El forastero jurídico viene a decirle a los diputados locales cómo conducirse, ah caray, pues cómo, dicen. La idea es que el tremendo Iker Ibarreche, que se las sabe todas, lleve a buen puerto el caso y el magistrado sea despojado del fuero para luego enjuiciarle por el delito de enriquecimiento ilícito. Tal vez como bien español, tan simpáticos que son, Iker le haya caído como patada en el estómago a los diputados, o por qué no le hicieron caso, sabrá dios, porque, eso, solo ellos podrán responderlo.

BUENO, tal vez sea histórica la votación del jueves en la comisión jurisdiccional del congreso del estado. Más allá del contenido de la indagatoria contra el magistrado Jorge Ramírez, lo será por el significado político. Lisa y llanamente, los cuatro votos en contra, de cinco que conforman esa comisión, constituye tácitamente una rebelión contra palacio. Porque, con todo y línea, hecha pública y toda la cosa, los legisladores, después de cuatro horas de discusión y de alegatos sobre el tema, votaron en contra. Es decir, por sus propias razones, de conciencia, hay que decirlo, determinaron que no hay elementos para desaforar al magistrado Jorge Ramírez y hacerle enfrentar un juicio por enriquecimiento ilícito. El voto en contra fue expresado por René Frías del panal, Rosa Isela Gaytán del pri, Misael Máynez del pes (nótese) y Rocío Sarmiento de movimiento ciudadano. Por eliminación, se supone que el único voto favor fue el de Geo Bujanda, además presidenta de la comisión jurisdiccional, quien ha llevado todo el proceso. El jueves sesionaron todo el día y únicamente abrieron un receso de la una a las cuatro de la tarde, pero luego se llevaron cuatro horas en alegatos, después de desahogar todas las pruebas en la audiencia respectiva. 

NO FUERON llamados a comparecer al juicio por el homicidio de la periodista Miroslava ni Corral, ni Piñera ni Shultz. El gobernador aceptó que la corresponsal de La Jornada la había puesto al tanto de las amenazas. Luego, repentinamente, se desdijo a sí mismo, negó saber el tema de las amenazas y llamó mentirosas a las familiares de la víctima. Piñera grabó a Miroslava sobre el tema de la fuente de su información, entregó el archivo a gente del cártel y con eso se decidió matar a la periodista. Hugo Shultz fue al comité estatal del partido acción nacional, pidió ayuda a Pepe Luévano, que era el presidente en funciones, fue remitido al vocero y de ahí salió la estrategia para grabar a Miroslava y entregar el archivo. Ninguno de estos tres personajes fue llamado a juicio a declarar, a pesar que dos de éstos aparecen en la carpeta de la fiscalía como testigos de identidad reservada, con claves asignadas, como Boby y Casio. Qué ganas de hacer justicia, ¿no? Un proceso que al parecer tiene algunos acuerdos para no perjudicar al partido acción nacional, sin lugar a dudas, y no tocar al gobernador del estado a pesar de estar metido hasta las manitas por ésta y otras razones que circulan en la entidad a toda velocidad. Pero, como luego dicen en política, cuando son muchos los enlistados y pocos los llamados: no fueron requeridos.

NO se sabía pero El Gigantón Carlos Olson entregó ya su renuncia al cargo de administrador en el tribunal superior de justicia. No está ahí la relevancia de la noticia, porque estaba pactado que duraría un año, aunque se tardara tres meses. El tema es que aseguran que va directo al poder ejecutivo, leáse a palacio, a un puesto de primer nivel. Los grillotes dicen que podría ser nombrado en hacienda para arreglar ahora el gran desmother que ha organizado muy bien el justiciable Arturo Fuentes Vélez. En segundo lugar, podría ocupar la secretaría de desarrollo social, a cargo ahora de Víctor Quintana, quien de plano ya no puede intercambiar tres palabras con El Paisa. La tercera posibilidad es que se vaya de jefe de gabinete, porque desde que aventó el arpa El Pasito Rodríguez, esa dependencia está más fúnebre que un velorio. No hay que ser un sabio ni ser muy amigo de Corral para saber dónde necesita realmente a El Gigantón Olson, que ha demostrado ser eficiente, hay que decirlo. Si pudo aguantar a la secretaria general y al secretario ejecutivo de Pablo Héctor, en sus interminables pleitos de poder basados en puros chismes, podrá con cualquier encomienda que le haga el gobernador.

QUE raro, pero, el dirigente estatal de la CTM salió a la protesta contra la nueva ley de transporte, pero no quiere dar a conocer su postura. Es obvio que Jorge Doroteo Zapata entregó la causa al gobierno de Corral desde el arranque de la actual administración. Las protestas aquéllas con El Colorado y los paros locos del transporte, encaminados a dañar la administración de Duarte, revelaban el acuerdo con el candidato panista y más allá con actores y factores del poder en la capital del país. Sin embargo, ahora que Corral sacó las uñas, después de cuatro años, con la nueva ley del transporte, es obvio que Zapata se sienta perjudicado. Pero, coyote muy lampareado, se dejó ver sin hablar en las protestas callejeras de hace unos días. Y en cuanto El Paisita mandó a El Apá a amenazarlos con golpearlos si no dejaban de tomar la torre legislativa, pues puso pies en polvorosa. A pesar de todo esto, el dirigente de la otrora poderosísima central obrera, no tirará el arpa tan fácilmente. Ese tigre ya tiene muchas rayas y no permitirá que un gobernador en salida manche su curriculum y le haga abdicar de su lucha. 

Reportero:  editoraPr01
Whatsapp
Banner Aseo Urbano
INTERIOR
Facebook